Técnicas básicas del barranquismo para principiantes

El barranquismo se caracteriza por tratarse de realizar senderismo vertical a través de gargantas y logró ganar reconocimiento dentro de España, al igual que en sur de Francia, al finalizar los años 90.

Entre los principales requisitos que se deben cumplir para poder realizar barranquismo, destaca el tener más de 9 años, de lo contrario, hay que hacerlo junto a uno de los padres y/o con un tutor legal, no temer a las alturas, y saber nadar.

Asimismo, debes tener en cuenta tus capacidades tanto físicas como deportivas y conocer tus limitaciones personales, debido a que el barranquismo requiere una adecuada preparación física, de acuerdo a la dificultad de cada barranco.

Ahora bien, además de cumplir dichos requisitos, si jamás has practicado barranquismo y deseas hacerlo, debes tener en cuenta que, como otros deportes de aventura, tiene una serie de técnicas básicas para principiantes que deberías conocer.

Técnicas básicas del barranquismo

Las técnicas básicas para poder practicar adecuadamente el barranquismo toman aspectos de distintas disciplinas de montaña, por ejemplo, el alpinismo, usado especialmente en los circuitos más difíciles.

En cualquier caso, entre las técnicas básicas de barranquismo para principiantes, están las siguientes:

Caminar

Andar o caminar a través de cauce está entre las técnicas de barranquismo más comunes y básicas para principiantes; aunque numerosos barrancos poseen zonas intermedias en las cuales es necesario recurrir a otras clases de técnicas o maniobras, como nadar, oposición, entre otras.

Al inicio, el andar supone una maniobra sencilla, aunque exige un mínimo de atención, ya que es muy probable que te encuentres en terrenos resbaladizos, suelos inestables y otras superficies que tendrás que evitar y que harán caminar más complejo..

En este sentido, la técnica simple consiste en que intentes buscar el camino más evidente y cómodo; de ser posible, camina siempre alrededor de las orillas y áreas menos profundas cuando no puedas evitar el agua y/o nadar.

Nadar

Nadar es otro elemento fundamental tanto de este deporte y de otros como el rafting. Debes intentar nadar cuando resulte indispensable cruzar áreas que no puedes atravesar de otra forma y donde esta supone la solución más fácil y cómoda para avanzar. Siempre que sea posible, y el agua no suponga resistencia para avanzar, puedes dejarte llevar por la corriente.

Avanzar teniendo el agua a la cintura, e incluso menos, resulta más dificultoso que nadar, por lo que debes recordar que la flotabilidad del neopreno te facilitará nadar en áreas de hasta 50 cm de profundidad, y al nadar causarás mínimos daño a la flora y fauna de los ríos.

Oposición

En ocasiones, será preciso que utilices técnicas básicas como la oposición, a fin de evitar cruzar áreas de aguas putrefactas y profundas, o áreas que pudieran ser peligrosas.
La oposición, usada en espacios en los que las paredes se encuentran suficientemente cerca, supone apoyarte en las paredes usando diversas partes del cuerpo.

Según la distancia de las paredes, puedes usar oposiciones como las siguientes: las manos en una de las paredes y los pies en la otra (posición horizontal), la espalda sobre una pared y las rodillas (posición en 4) o pies (posición en L) sobre la otra, e incluso una mano y un pie sobre una de las paredes y la otra mano y pie sobre la otra (posición en X).

Debes considerar que el terreno no será favorable en todas la ocasiones, por lo que deberás intentar conservar una posición baja y usar las manos a fin de ayudarte conseguir una mejor estabilidad y equilibrio.

Desescalar

Es conveniente que al ser principiantes e incluso tener experiencia, evites aquellos saltos donde debas caer sobre algún terreno inestable o resbaladizo, y que en su lugar uses la técnica de desescalar siempre que sea posible.

En áreas con rápidos y/o inconvenientes generados por el caudal, será esencial mantener el contacto visual entre cada integrante del grupo para solucionar con mayor facilidad cualquier posible problema.

Esta técnica supone, esencialmente, el aprovechar los agarres que posean las rocas, y/o usar técnicas de oposición con el propósito de descender.

Como regla básica, debes recordar que en caso de ser una desescalada sencilla, podrás realizarlo de cara al vacío; de lo contrario, al ser complicado, lo mejor será que lo hagas de cara a la roca.

En cualquier caso, debes mantener la atención en todo momento para evitar cualquier posible clase de accidente. Contacta con nosotros si quieres informarte más sobre esta actividad y hacerla de mano de especialistas.

Comparte a través de:
TOP
Esta página web usa cookies con la finalidad de poder recabar información acerca del uso que realiza el usuario de la página web con el objetivo de analizar sus hábitos de navegación para así personalizar el contenido y los anuncios, analizar el tráfico y compartir información del uso que haga del sitio web con terceros como redes sociales. Más información.